5 pistas para saber si tienes madera de programador

Publicado por Ewaldosoft en

La red está inundada de artículos en los que se indica que el sector TIC es el menos castigado por el desempleo. Esto ha llevado a numerosas personas a replantearse su carrera profesional y convertirse en programadores. Así nos encontramos matemáticos, ingenieros o químicos que han desarrollado, con éxito, su carrera en un mundo donde sorprendentemente los mejores no siempre han salido de las escuelas de informática.
No todo el mundo está hecho para ser un buen programador. ¡Claro que todo el mundo puede aprender a programar!, pero aprender a programar no es lo mismo que desarrollar una carrera como programador. De hecho, aunque seas muy bueno “picando código” tu carrera puede estancarse o no evolucionar de la forma que esperabas. Seguramente te habrá chocado lo que acabas de leer, pero ocurre con más frecuencia de lo que piensas.
Y es que programar es mucho más que escribir líneas de código. Si no estás completamente seguro de que la programación sea tu futuro, aquí hay algunas pistas que te ayudarán a tomar la decisión correcta.

  1. Autonomía
  2. Lógica
  3. Creatividad
  4. Compromiso
  5. Ambición

1- AUTONOMÍA

Todos los buenos programadores disponen de una alta dosis de autonomía, bien sea a la hora de trabajar como a la hora de aprender. De no ser así, el trabajo se convertiría, antes o después, en algo repetitivo y por lo tanto aburrido. La única forma de evitar esto es tener verdadero interés por el código que se escribe, para lo cual es necesario auto-motivarse.

Si cuando llegas a la oficina no tienes verdaderas ganas en trabajar en tu proyecto, y tan solo esperas que alguien te diga qué debes hacer hoy, lo más probable es que la programación no sea lo tuyo.

 

2- LÓGICA

Quizás uno de los motivos por los que ingenieros o matemáticos triunfan en este campo, es que poseen una mente lógica, lo cual es un requisito imprescindible a la hora de programar. Pero esta capacidad de razonamiento por sí sola no es suficiente, debe ir acompañada de un deseo por trabajar de forma metódica.

La mayor parte de los problemas que surgen durante la programación de código se trata de fallos basados en la lógica. Dichos fallos se suelen resolver en el proceso de depuración, el cual, para algunos programadores es el corazón de la programación. Gran parte de las recompensas en programación provienen de corregir errores. Si no encuentras satisfacción en esto, entonces la programación no será nada más que una interminable cadena de frustraciones.

 

3- CREATIVIDAD

A pesar del gran peso que tiene la lógica en el trabajo realizado por un programador, la creatividad, en contra de lo que se pueda pensar, es también un componente fundamental. Los desarrolladores más reaccionarios te dirán que “solo hay una forma correcta de programar”. Sin embargo, eso es tan absurdo como decir que “solo hay una forma de hacer empanada gallega”, y sobre esto último podríamos escribir un tratado 🙂

Hay muchas maneras de escribir código y uno debe estar dispuesto a experimentar pues es la única forma de aprender. Si siempre resolvemos los problemas de la misma forma (aunque ésta funcione) nos quedaremos estancados. En ese momento, la programación se convierte en trabajo memorístico y pierde gran parte de su esencia, de lo que lo hace gratificante.

 

4- COMPROMISO

El trabajo de programador requiere estar sentado delante de un ordenador durante períodos prolongados de tiempo. Aunque te hayas unido a la moda de construir un escritorio para poder estar de pie/ corriendo mientras trabajas, la esencia es la misma: vas a pasar mucho tiempo delante del ordenador.

Tanto si trabajas por cuenta ajena como si eres tu propio jefe, las jornadas de 9 a 5 no están hechas para ti.  A las 8 horas de una jornada laboral “normal” tienes que añadirle, el tiempo que pasas leyendo, experimentando, colaborando en proyectos Open Source,…, para poder estar al día en un mundo donde todo evoluciona demasiado deprisa.

Por lo tanto no estamos hablando del número de horas en los que “calientas la silla”, sino del número de horas en los que estás realmente pensando en temas de programación. Si le preguntas a cualquier buen desarrollador cuánto tiempo pasa frente a su ordenador, tablet o teléfono (pues todo cuenta), te dirá que no puede decírtelo con exactitud pues hay una zona gris donde se mezclan su vida profesional y personal muy difícil de identificar.

5-AMBICIÓN

Si tu principal motivación para formar parte en esta industria es hacer un montón de dinero en el menor tiempo, lo único que conseguirás es una gran decepción. Todos conocemos, al menos de oídas, la historia de algún programador que se hizo millonario casi de la noche a la mañana, pero estos son la excepción a la regla.

Entonces, ¿no se puede ganar un montón de dinero como programador? ¡Claro que puedes!, pero no será un camino fácil. Si lo que estás buscando es hacerte rico rápidamente, en lugar de hacerte programador te aconsejamos que juegues a la lotería, la probabilidad de lograrlo es mayor.

Fuente: Campusmvp


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.